¡Aprovechando al máximo el “meal prep”!

meal prep

El término “meal prep” del que conversaremos hoy, se basa en una organización meticulosa de las comidas, el cual se ha convertido en una práctica muy usada para preparar los alimentos de forma anticipada, incorporando a nuestra vida beneficios especiales.

Aquí te ampliamos en los tres puntos más importantes que sugiere esta filosofía:

  1. Te vas a ahorrar tiempo: Al tener varias opciones ya listas, podés armar diferentes platillos para distintos tiempos de comida, de manera tal que solo tendrás que calentar, servir y disfrutar.
  2. Te ayuda a apegarte al plan de alimentación: Al planificar las comidas según tu plan de alimentación, obtenés como beneficio la mejora de tus hábitos de alimentación; te ayuda a controlar mejor las porciones y el tipo de alimentos que vas a consumir durante la semana.
  3. Disminuís el desperdicio de alimentos: mejorarás el control de la cantidad de comida que cocinás y, al saber que tipo de alimentos vas a consumir, te vas a organizar mejor con las cantidades, incluso desde que hacés las compras. Esto es grandioso, ya que el desperdicio de alimentos causa importantes daños al ambiente. De hecho, emite entre el 8 y el 10 por ciento de los gases de efecto invernadero a nivel global.

¿Cómo podés hacer un “meal prep”? Lo primero que podés hacer es tener ideas de recetas, o bien, un menú semanal para organizar tus comidas. Con esta práctica, sabrás exactamente cuáles alimentos necesitás y cuánta cantidad requerís. Este menú puede ser para 2 o 3 semanas y una vez que tengás las comidas, podés hacer la lista de lo que necesitarás del supermercado.

Luego de cocinar los diferentes alimentos que vas a necesitar para tus comidas, es muy importante almacenarlos de la mejor forma posible, para que estos tengan una duración y una inocuidad adecuada. Lo mejor es utilizar recipientes herméticos, o bolsas para alimentos, aunque también podés congelar la mayoría de los alimentos, excepto huevos con cáscara, café chorreado, productos altos en grasa como mayonesa, natilla, queso crema, aceites, alimentos fritos; quesos o, vegetales como hojas, berenjenas y papas, y frutas como la manzana.

Para hacer las preparaciones podés escoger 1 ó 2 días de la semana, ojalá que sean días en los que tengás un poco más de tiempo libre que podás invertir en su cocción y preparación.

El “meal prep” funciona para prácticamente todas tus comidas. Por ejemplo, te permite tener listas carnes como la carne molida, pollo mechado, filet de pollo o carne, entre otros. Además, acompañamientos como arroz, frijoles, vegetales salteados y papas.

En el caso de los vegetales es importante lavarlos apenas los comprés y luego almacenarlos correctamente, especialmente las hojas verdes; esto hará que mantengan su frescura por más tiempo. Podés también, dejar los vegetales ya picados, con los cuáles podrías armar diferentes ensaladas. Lo mismo podés aplicar para meriendas y batidos, con las frutas.

Para opciones de desayuno también se pueden utilizar esta práctica y dejar listo el gallo pinto, las tortillas, la avena cocinada o trasnochada, pancakes o waffles, entre otros.

 

Ana Gabriela Alonso Vega
Nutricionista
CPN: 1886-15
galonsov@automercado.biz

Menú