Conocé los beneficios de algunos alimentos “autóctonos”

En Costa Rica contamos con una gran variedad de alimentos “autóctonos”, y otros que, aunque han sido traídos de otras partes del mundo, los hemos domesticado y han llegado a ser de nuestros principales cultivos.

El consumo de estos alimentos es importante porque, además de rescatar nuestras raíces culinarias, aportan nutrientes que pueden beneficiar la salud, como grasas saludables, fibra, vitaminas y minerales, y lo más importante es que podemos crear platillos deliciosos, saludables y típicos.

A continuación, te menciono una pequeña historia de algunos de estos alimentos, así como beneficios que nos aportan al consumirlos.

  • Yuca

En la época prehispánica, formaba parte de la base alimenticia. Se utilizaba para comerla sola, o bien, como ingrediente principal para preparar panes. Éste un carbohidrato complejo, fuente de energía, potasio, magnesio y vitaminas del complejo B. Actualmente, se utiliza en sopas, pasteles, casados y más.

  • Papa

Aunque su origen proviene principalmente de América del Sur, en Costa Rica y toda América Central se destacaba su cultivo. Al inicio, no era de gran relevancia, pero luego se siembra con fines comerciales en la las regiones Central y Atlántica. Actualmente, es de las siembras más importantes de nuestro país y un alimento saludable, fuente de folatos, vitamina B6, potasio y fibra.

  • Ayote

Se encontraba entre los tres principales alimentos de cultivo agrícola de nuestro país en los tiempos prehispánicos. Además, sus flores se utilizaban para preparar empanadas. Aporta muchos beneficios, como fibra, fósforo, potasio, calcio, vitaminas A, C y E, y antioxidantes para la salud cardiovascular. Es perfecto para incluir en muchos platos saludables.

  • Chayote

Su cultivo se destacó en la zona del Pacífico Norte y era una verdura muy consumida. Tiene un alto porcentaje de agua, así como vitaminas y minerales que benefician la salud gastrointestinal y del corazón.

  • Pejibaye

Es un fruto harinoso fuente de carotenos, un antioxidante que beneficia el sistema inmune. Desde hace muchos años, su cultivo se daba por toda la vertiente del Atlántico y zonas lluviosas del Pacífico. Se dice que le daban tanta importancia como a los hijos y a las mujeres. Se utilizaba para crear harinas, bebidas y aceite.

  • Frijoles

Junto con el maíz, fue de los principales alimentos de los aborígenes y era una fuente importante de proteína. Actualmente, sigue siendo parte del alimento diario de los costarricenses, destacado por su aporte de proteína vegetal, fibra, hierro, folatos y niacina, entre otros. Además, beneficia a los sistemas cardiovascular y digestivo.

  • Maíz

Es de los alimentos más representativos de América Central, ya que se le asociaba con muchos mitos de dioses, creencias religiosas y festividades. Principalmente, se encontró en la zona de Nicoya, Talamanca y el valle Central. Para los indígenas, fue un alimento básico para crear tortillas, panes, tamales, atol, pinolillo, pozol y más, los cuales, en la actualidad, siguen siendo parte de la cultura de Costa Rica.

  • Café

En Costa Rica, inició su siembra alrededor de los años 1700 con la especie arábica, siendo el tipo de suelo y el clima los que favorecían su siembra. Desde entonces, forma parte del día de los costarricenses. Ayuda a mantenernos alertas y a la concentración, y aporta nutrientes como manganeso, potasio y riboflavina.

  • Cacao

Fue descubierto por los españoles en los tiempos de la Conquista junto a otros alimentos. Se utilizaba como moneda y su bebida era protagonista en actos religiosos. Se caracteriza por estar en la zona de Talamanca y el Caribe Sur. Es fuente de magnesio, hierro, antioxidantes y flavonoides, que actúan, en forma positiva, en el sistema nervioso central.

  • Achiote

Se usaba en tiempos precolombinos en la piel, como protección solar, contra insectos y para cicatrización. Después de la Conquista, se conoce su poder de coloración en alimentos. Además, es fuente de vitamina A, fósforo y calcio.

Bibliografía: Ross González, R. (2010). Entre el comal y la olla: fundamentos de gastronomía costarricense. Editorial EUNED.

Ana Gabriela Alonso Vega

Nutricionista

CPN: 1886-15

galonsov@automercado.biz

Menú