Desde hace varios años, la cantidad de alimentos sin gluten en el mercado ha ido en aumento y, con ellos, los mitos alrededor de dichos alimentos y de las dietas sin gluten para adelgazar. Anteriormente las dietas libres de gluten eran diseñadas exclusivamente para personas que padecieran la enfermedad celíaca o que tuvieran una condición de intolerancia al gluten y, de unos años a la fecha, hay personas sin problemas celiacos o de intolerancia que siguen este tipo de dietas.

¿Qué es el gluten?

 

Se trata de la combinación de dos proteínas, las cuales es posible encontrarlas en los cereales como la cebada, el trigo y el centeno: gliadina y glutenina. Estos cereales se emplean para producir harinas, pastas, panes y productos horneados. También es posible encontrarlo en cervezas elaboradas con cebada o trigo. La industria alimentaria hace uso del gluten para potenciar el sabor y como espesante en algunos productos con almidón modificado o vegetal, el cual proviene del trigo o de la harina de trigo.

¿En qué consiste una dieta sin gluten?

 

Una dieta sin gluten consiste en eliminar, de manera estricta, la proteína gluten. Este tipo de dieta, por lo general, se usa para controlar los síntomas de la enfermedad celiaca, la sensibilidad al gluten y en padecimientos como la ataxia por gluten y la alergia al trigo. Sin embargo, este tipo de dieta es popular entre las personas que no padecen ninguna de estas condiciones, bajo el supuesto de que, al eliminar el gluten de su dieta, han notado mejoras en su salud y han logrado adelgazar.

Mitos y realidades de la dieta sin gluten para adelgazar

 

A continuación, enlistaremos los mitos más comunes respecto a la dieta sin gluten:

Mito 1. La enfermedad celiaca, la sensibilidad al gluten y la ataxia por gluten son lo mismo: alergias.

 

FALSO. Para empezar, ninguna de estas condiciones está considerada como alergia. Las personas diagnosticadas con la enfermedad celiaca sufren un daño en el intestino delgado cuando consumen gluten, lo cual representa un peligro latente a su salud. Además, padecen nauseas, dolor abdominal, inflamación, deficiencia vitamínica y diarrea.

Las personas con sensibilidad al gluten, padecen síntomas idénticos a los producidos por la enfermedad celiaca, con la diferencia de que no sufren daño en el tejido del destino delgado y, en consecuencia, su salud no se ve comprometida.

Al hablar de ataxia por gluten, se hace referencia a un trastorno autoinmune, que afecta determinados tejidos nerviosos, ocasionando problemas de coordinación en los movimientos corporales y puede producirse por diversas patologías.

Pero sí existe una alergia relacionada al gluten y es la alergia al trigo. Como ocurre con otras alergias alimentarias, se produce cuando el sistema inmunitario confunde el alimento con alguna sustancia que sea causante de enfermedades, virus o bacteria. La alergia al trigo puede provocar congestión, dificultad para respirar, comezón en el cuerpo, hinchazón, dolor de estómago, entre otros síntomas.

Mito 2. Cualquier persona puede hacer una dieta sin gluten y adelgazar

 

MITAD CIERTO, MITAD FALSO. Es cierto: no existe impedimento para el consumo de productos libres de gluten para las personas que no padecen la enfermedad celiaca o sensibilidad al gluten. Sin embargo, eso de que la dieta libre de gluten te ayuda a bajar de peso es un mito. Esta dieta está diseñada para personas celiacas y con sensibilidad al gluten, así que, si no padecés alguna de las dos, llevar una dieta balanceada y ejercitarse diariamente son la mezcla perfecta para mantener un peso ideal.

Pero no todo es negativo. La dieta libre de gluten incluye una mayor ingesta de frutas y verduras, lo cual es beneficioso para el proceso digestivo y es de gran ayuda en la pérdida de peso. Otro punto a favor de la dieta sin gluten es que las personas que la siguen toman una mayor conciencia de los productos que consumen, razón por la cual tienden a comer de una manera más saludable. Sin embargo, existe el mito de que los alimentos empacados libre de gluten son más saludables, estos también deben ser consumidos con moderación; por ejemplo, el arroz y la papa son alimentos libres de gluten, que si consumimos en grandes cantidades aportan muchas calorías, lo mismo pasa con las harinas sin gluten.

Mito 3. Todos los granos contienen gluten

 

FALSO. Una dieta libre de gluten contiene granos como: arroz, arroz salvaje, amaranto, trigo sarraceno, quínoa, maíz y avena. Existe cierta controversia con la avena ya que no contiene gluten, pero, durante su procesamiento, puede ser contaminada por dicha proteína. Es por ello, que resulta importante buscar productos con la etiqueta “libre de gluten” o “gluten free”.

Mito 4. Pan es sinónimo de gluten

 

FALSO. Existe la creencia de que, al evitar el pan, las personas estarán eliminando de su dieta el gluten en su totalidad. La realidad es que el gluten puede estar en productos como la cerveza, chocolate en polvo, la salsa de soya y los pepinillos.

Para concluir: una dieta libre de gluten le ayuda a bajar de peso si está combinada con ejercicio, frutas y verduras.

Si necesita consumir alimentos libres de gluten, en Auto Mercado contamos con una amplia variedad. Visite su Auto Mercado más cercano.

Menú