Diferencias y virtudes entre los lácteos y las bebidas vegetales

A veces tiende a confundir qué se debe consumir, si leche de vaca o bebidas vegetales, como las de coco, avena, almendra, marañón y más. Lo cierto es que ambas tienen características muy particulares. Por eso, para entender sus principales diferencias y las ventajas que ofrecen cada una de estas opciones, preparamos este blog. ¡Esperamos te sea de ayuda!

Contenido de proteína

La leche de vaca, que es lo que usualmente se consume y encuentra con facilidad, es fuente de proteína de alto valor biológico. Esto quiere decir que contiene amino ácidos esenciales, que solamente podemos obtener de los alimentos que consumimos y que nuestro cuerpo absorbe y aprovecha de una manera eficiente. Esta misma característica la tiene los yogurts a base de leche de vaca.

Por el contrario, las bebidas de origen vegetal, no tienen esta ventaja del aporte de proteína. Su contenido proteico es prácticamente nulo, con excepción de la bebida a base de soya, ya que la cantidad de proteína que aporta y su calidad, se asemeja mucho a la leche de vaca.

Una de las ventajas que tienen las bebidas a base de nueces o cereales es que no contienen proteínas de origen animal como la caseína, proteínas a las que algunas personas pueden ser alérgicas.

Carbohidratos y azúcares

La leche de vaca contiene lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra naturalmente en este alimento. Muchas personas son intolerantes a este carbohidrato, ya que se requiere de una enzima para digerirla, la lactasa. Cuando tenemos deficiencia de esta enzima, nuestro cuerpo no puede digerir bien este azúcar y síntomas como distención abdominal aparecen.

Las bebidas vegetales, no contienen lactosa. Por esta razón, es una alternativa para las personas intolerantes a la lactosa. Sin embargo, algunas de estas bebidas pueden contener otro tipo de azúcares añadidos para endulzarlas. Por lo tanto, se recomienda preferir opciones sin azúcar o endulzantes para evitar el consumo en exceso de azúcar.

Lácteos y cáncer

Se ha analizado información sobre la leche de vaca y su relación con el riesgo de mortalidad por cáncer. En un meta-análisis se observó que el consumo alto de lácteos total (tomando en cuenta leche, yogurt, mantequilla y queso) no tiene un impacto significativo en un aumento del riesgo de mortalidad por cáncer. Sin embargo, el consumo de leche entera en hombres aumenta en riesgo de mortalidad por cáncer de próstata (Lu, y otros, 2016).

Recordemos que el padecer una enfermedad o no, no solo se relaciona con el consumo de alimentos en específico, si no con otros factores como estilo de vida, el consumo de alcohol y el fumado, entre otros.

¿Cuándo eliminar los lácteos?

Puede haber varias razones por las cuales no se quiera o deba consumir los lácteos, ya sean alergias, intolerancias, malestar después de consumirlos, o por razones personales como el sabor, veganismo, entre otras.

Sea cual sea su motivo, hágalo acompañado de un especialista, pues comer de forma balanceada, variada y con la mejor calidad posible de alimentos, es lo más importante para cuidarnos y mantenernos saludables.

Bibliografía
Lu, W., Chen, H., Niu, Y., Wu, H., Xia, D., & Wu, Y. (2016). Dairy products intake and cancer mortality risk: a meta-analysis of 11 population-based cohort studies. Nutrition Journal.

Mariángel Garro Espinoza
CPN 2201-16
mgarro@automercado.biz

Menú