¿Es el flexitarianismo para vos?

El flexitarianismo o dieta flexitariana surgió para que las personas puedan obtener los beneficios de comer vegetariano, mientras también disfrutan de productos de origen animal, en moderación. Aunque suene muy extraño al pronunciar, su nombre es sencillo de entender, ya que proviene de la combinación de la palabra vegetariano y flexible.

Las personas que siguen la alimentación vegetariana eliminan muchos de los alimentos de origen animal y los veganos, los eliminan del todo. En cambio, en la dieta flexitariana, sí se incluyen alimentos de origen animal de manera esporádica, como huevo, lácteos, carne, pescado y mariscos, ya que reconoce los beneficios de consumir este tipo de alimentos, y puede ser más fácil de sobrellevar como un estilo de vida.  Lo que recomienda este tipo de alimentación es:

  • Consumir principalmente frutas, vegetales, leguminosas y granos enteros.
  • Enfocarse en proteína de origen vegetal y menos en la de origen animal.
  • Ser flexible y consumir productos de origen animal, de vez en cuando.

Lo positivo del flexitarianismo es que, como dice la palabra, es flexible y no te restringe. Así que también se pueden consumir postres, dulces o empacados, pero enfatizándote en productos en su forma natural.

Beneficios:

  • Puede ayudar a la pérdida de peso y mantener un peso saludable.
  • Puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas como presión alta, diabetes y enfermedades cardiovasculares.
  • Al incluir más frutas y vegetales, se consumen más vitaminas y antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el riesgo de enfermedades inflamatorias.

Recomendaciones generales al realizar la alimentación flexitariana

  • Si deseás realizar este tipo de alimentación, consultá primero con tu médico y buscá asesoría con un profesional en nutrición para evitar deficiencias nutricionales.
  • Incluí de manera diaria leguminosas como frijoles, garbanzos o lentejas. Estas son fuente importante de proteína vegetal.
  • Incluí vegetales de hojas verdes como espinaca, kale (col rizada) y acelga para obtener nutrientes como hierro y calcio, que son más fáciles de obtener en carnes y lácteos.
  • Preferí frutas y vegetales frescos o congelados, ya que contienen más nutrientes que los enlatados o procesados.

Bibliografía

Derbyshire, E. (2016). Flexitarian Diets and Health: A Review of the Evidence-Based Literature. Frontiers in Nutrition.

Mariángel Garro Espinoza

CPN 2201-16

mgarro@automercado.biz

Menú