Sacale el máximo provecho a la nueva colección Zwilling Fresh&Save

Noviembre, 2021. Nuestra nueva colección Zwilling Fresh&Save busca que tengás herramientas para conservar los alimentos por más tiempo, evitando el desperdicio y la contaminación ambiental. La colección está compuesta de refractarios de vidrio y plástico libre de BPA, así como de bolsas de almacenamiento 100% reutilizables, un sellador de vino y una bomba especial para sellar al vacío todos los artículos. ¡Hoy te contamos cómo sacarle el máximo provecho!

Bomba. El sellado al vacío que se obtiene gracias a la bomba, la cual mantiene la frescura de los alimentos hasta 5 veces más tiempo que otros productos similares. Al durar más tiempo, reduce considerablemente el desperdicio alimenticio, el cual se calcula que es de hasta 72 kilos al año, por costarricense, según la ONU.

La bomba es inalámbrica, ligera y fácil de usar. No requiere baterías ya que se recarga vía cable USB. Arranca con el toque de un botón y se detiene automáticamente cuando se genera el vacío necesario. Este artefacto es el corazón de esta temporada de coleccionables, ya que los contenedores y bolsas de almacenamiento requieren la bomba para el sellado.

Como recomendación, no dejés bajo ninguna circunstancia que la bomba succione líquido, ya que podría dañarse. Los alimentos no deben hacer contacto con la parte interior de la tapa ya que podrán succionar líquidos hacia la bomba. Si por accidente la bomba succiona algún líquido, apagala de inmediato y esperá a que se seque.

Tapas. Las tapas de todos los refractarios son libres de plástico BPA con función de vacío, mientras que el empaque y la válvula están hechos de silicón. Para que la función del vacío sea más efectiva, es importante que las orillas y empaques se mantengan siempre limpios y secos. También es importante que la comida caliente se enfríe a temperatura ambiente antes de sellar al vacío.

Para que le saqués todavía más provecho, asegúrate de no sobrellenar los refractarios. Para ello, dejá de 1 a 2 centímetros de espacio y que los alimentos al interior no toquen la válvula por dentro. Tomá en cuenta que entre más pequeño sea el refractario y menor sea su contenido, más rápido se genera el vacío.

Bolsas. La colección también contiene un juego de bolsas de almacenamiento que son reutilizables de manera ilimitada y súper prácticas para ahorrar espacio. Las bolsas se pueden cerrar fácilmente utilizando el zipper incluido y luego sellar al vacío con la bomba.

Entre las consideraciones que debés tomar en cuenta para aprovecharlas al máximo, es importante que conozcás que las bolsas están hechas de un material robusto y resistente a la temperatura (-18°C a 92°C). Se pueden utilizar para marinar o cocinar a baño maría y en el microondas. Eso sí, como parte de un buen uso, no las pongás a calentar en microondas mientras estén selladas al vacío, tenés que liberar el vacío antes de calentar. ¡Es tan sencillo como abrir un zipper!

También cuentan con una válvula que funciona como una barrera de líquidos que previene que la bomba succione líquido. Insertala en el interior de la bolsa antes de llenar y no las llenés más arriba de la válvula. Cuando, por ejemplo, las utilicés para guardar sopas o salsas, los fabricantes recomiendan que enfriés la bolsa en el congelador unos 30 minutos. Recordá presionar el botón rojo al medio de la válvula de silicón después de cada proceso de vacío, esto sellará la bolsa por completo.

Refractarios. Los refractarios de vidrio están hechos de vidrio de borosilicato lo que los hace súper resistentes tanto al frío, como al calor. Pueden resistir desde los -20°C a los 180°C. La colección tiene 4 tamaños disponibles: pequeño, mediano, grande y uno para hornear.

Todos se pueden usar en el horno, en el microondas sin tapa y el lavaplatos, pero no deben meterse directo del refrigerador o congelador al horno, hay que esperar a que se templen. También están diseñados para ahorrarte espacio, guardándolos uno dentro de otro.

Los refractarios de plástico están diseñados para llevar a todos lados, son robustos, ligeros, libres de plástico BPA y están disponibles en dos tamaños. Al sellarse al vacío se evita cualquier derrame, por lo que pueden ser una gran opción para loncheras. Además, se pueden guardar en el refrigerador, en el congelador y se pueden usar en microondas y lavaplatos.

Tecnología. Cada refractario y cada bolsa reutilizable cuentan con un código QR, el cual, al utilizarse con la aplicación Zwilling Culinary World -disponible para sistemas iOs y Android- ayuda a que los usuarios tengan visibilidad sobre la comida que guardan en los contenedores.

Al escanear el código QR con un teléfono o tableta, podés escribir qué estás guardando y seleccionar si lo estás almacenando en el refrigerador o congelador. De esta manera, la aplicación calculará la vida extendida de tus alimentos al vacío y te enviará recordatorios antes de que expiren.

Menú